Una cabra en brazos

Una mujer vio a un hombre en una escalera apoyada en un manzano y con una cabra en los brazos. El animal comía tranquilamente las manzanas.
-¿Qué hace usted? – dijo la mujer.
-Alimento a mi cabra – contestó el hombre.
-Pero, ¿no cree que así va a tardar mucho tiempo?
-A mi cabra no le importa el tiempo – dijo, mientras mantenía la cabra en brazos.