Un trozo de Verdad

En cierta ocasión salió el diablo a pasear con un amigo. De pronto vieron ante ellos a un hombre que estaba inclinado sobre el suelo tratando de recoger algo.
-¿Qué busca ese hombre? – le preguntó al diablo su amigo.
-Un trozo de Verdad – le respondió el diablo.
-¿Y eso no te inquieta? – volvió a preguntar el amigo.
-Ni lo más mínimo – respondió el diablo – le permitiré que haga de ello una creencia religiosa.