Un pedazo de Verdad

 Mientras el demonio estaba hablando con sus amigos, se fijaron en un hombre que caminaba por la calle. Siguieron su recorrido con los ojos y vieron que se agachaba para coger algo del suelo.
-¿Qué ha encontrado? – preguntó uno.
-Un pedazo de la Verdad – respondió el demonio.
Sus amigos se preocuparon muchísimo. Al fin y al cabo, un pedazo de la Verdad podía salvar el alma de aquel hombre y tendrían una menos en el Infierno. Pero el demonio, imperturbable, seguía contemplando el paisaje.
-¿No estás preocupado? – le dijo uno de sus compañeros – ¡ha encontrado un pedazo de la Verdad !
-No me preocupa en absoluto – respondió el demonio – ¿sabes qué hará con este pedazo?, como siempre creará una nueva religión y alejará muchas más personas de la Verdad Total.