Terremoto

Había una vez un hombre que viajó en búsqueda de iluminación espiritual. Finalmente llegó a la morada de un sabio que tenía la reputación de ser un maestro de los secretos. En el preciso momento en que se le hizo entrar a la presencia del hombre ilustre, una extraña agitación se apoderó de él y cayó al suelo, sintiendo que la misma tierra podría abrirse y tragárselo.
-Al fin, al fin – balbuceó – has conmovido mi ser más intimo, Maestro de exaltación espiritual…
-Lo siento, no entiendo bien – dijo el venerable maestro – cómo imaginas que puedes beneficiarte de lo que era, de hecho, sólo un terremoto. Ocurren muy a menudo por aquí….