Tengo una respuesta

Un ermitaño, vestido con harapos, los pies ensangrentados por las rocas y los espinos, la cabeza quemada por el sol, corría por la arena y gritaba a todos los ecos del desierto:
-¡Tengo una respuesta! ¡Tengo una respuesta! ¿Quién tiene una pregunta?