Nasrudín y el vinagre

Un vecino le dijo a Nasrudín: -Maestro, me han dicho que tienes un vinagre de cuarenta años. -Si, lo tengo – respondió Nasrudín. -Hazme el favor y dame un poquito, porque voy a preparar una medicina.Pero Nasrudín se lo negó:          -No puedo – dijo – si se lo hubiera dado a quien quiera que me…

Nasrudin y las zanahorias

Nasrudín fue enviado por el rey a investigar sobre la sabiduría de varias clases de maestros místicos orientales. En todos los casos le hablaron sobre todos los milagros y dichos de los fundadores y los maestros de las escuelas, muertos hacía ya tiempo. A su regreso, el Mulá presentó un informe que sólo contenía una…

Nasrudín y el huevo

Cierta mañana, Nasrudin envolvió un huevo en un pañuelo, se fue al centro de la plaza de su ciudad y llamó a los que pasaban por allí: – ¡Hoy tendremos un importante concurso! – dijo – ¡quien descubra lo que está envuelto en este pañuelo recibirá de regalo el huevo que está dentro!.Las personas se…

Nasrudín y el loro

Una vez fue subastado un loro en el Gran Bazar de Estambul por la cantidad de dos mil monedas, éste era el precio dado su increíble y amplio vocabulario. Cuando Nasrudín, que solía enseñar por medio del humor, vio esto y quedó totalmente asombrado.Al día siguiente decidió llevar a su pavo, que era grande y…

Insignificancias

Nasrudín comenzó a charlar con algunos amigos. Uno de ellos, de repente, le preguntó por su mujer: -¡Ah, mi mujer! Se ha quedado en casa. -¿A qué se dedica? – preguntó el otro.Nasrudín se encogió de hombros y le dijo: -Insignificancias, cosas sin importancia, pequeñas cosas sin trascendencia alguna. Se encarga de llevar a cabo…

Pensamientos

Nasrudín estaba conduciendo a un amigo en su coche a una velocidad alarmante. De repente, vislumbrando una señal de carretera, el amigo exclamó:– ¡Mulá, vamos en dirección contraria!– ¿Por qué no piensas alguna vez en algo bueno? – dijo Nasrudín – ¡Mira, por ejemplo, a la velocidad que vamos!

Consuelo

Un día le robaron el burro a Nasrudín. Todos sus amigos se pusieron a echarle la culpa es vez de consolarle.– Debías de echarle la llave a la puerta del establo…– ¿No has oído ningún ruido?– ¿Seguro que no lo tenías bien atado…?Nasrudín no aguantó más:– ¡Basta! – repuso – me echáis toda la culpa…

Nasrudín y la carta

Un iraní recibió una carta de su país, se la llevó a Nasrudín y le pidió: – Maestro, hágame el favor de leerme la carta.Nasrudín examinó la carta y vio que la letra era ilegible, además escrita en persa. Se la devolvió al iraní diciendo:– Llévesela a otra persona.Cuando el iraní insistió, Nasrudín le repuso:–…