Servicios prestados

Noori se retiró con un extranjero que fue a visitarle. Ambos se habían lamentado hasta llegar a sollozar juntos. Después de la partida del viajero, Noori dijo a su discípulo:
-¿Sabes quién era?… El Diablo me ha hablado extensamente de los servicios que ha prestado a Dios y no le han sido recompensados, y del terrible sufrimiento que experimenta a causa de su separación con el Señor. Y ha llorado. Y yo he llorado con él.