Ser feliz

A una mujer que se quejaba de que las riquezas no habían conseguido hacerla feliz le decía un maestro:
-Hablas como si el lujo y el confort fueran ingredientes de la felicidad, cuando, de hecho, lo único que necesitas para ser realmente feliz, querida, es algo por lo que entusiasmarte.