Recipiente lleno

Un astrónomo que era pretencioso y estaba lleno de conocimientos fue, en uno de sus viajes, a visitar a Kushyar el Sabio, maestro de Avicena. Pero Kushyar no tenía nada que hacer con él y declinó enseñarle de una u otra manera. El astrónomo se estaba despidiendo con tristeza, cuando Kushyar dijo:
-Tu creencia de que sabes tanto produce el efecto de hacerte igual a un recipiente completamente lleno de agua. Por ello, lo mismo que la vasija, eres incapaz de admitir nada más. Pero el estado de lleno es la saciedad de la vanidad y el hecho es que estás realmente vacío, con independencia de cómo te sientas.