Proporción

La mosca alzaba su cabeza, como un piloto, posada sobre una brizna de paja en un charco de orín de asno.
-Los he llamado mar y buque – dijo – Lo he estado ponderando largo y tendido. ¡Mirad¡ he aquí el océano y el barco, y yo soy el piloto, experto y juicioso navegante.
Propulsada la balsa por el mar; tan pequeña cantidad le parecía ilimitada. Con relación a ella, la orina no tenía fin ¿Dónde estaba la visión para ver correctamente? Su mundo se extiende hasta donde alcanza su vista; su “mar” tiene la misma proporción que su ojo.

Rumi