Canario sin experiencia

Un día Nasrudin vio un jardín con muchos melocotoneros. Se subió en uno de los árboles y comenzó a comer los frutos. Pero Hodja era un hombre desafortunado. Mientras comía con gran apetito, el propietario llegó al jardín. Nasrudin se ocultó tras las ramas y el hombre al oir moverse algo gritó:-¿Quién esta ahí?Hodja que estaba asustado, se puso a cantar como un canario.El hombre gritó:-¡Venga abajo!, un canario no canta así.-¿No te gusta? - dijo - ¿querrías que un canario sin experiencia cantase mejor que yo?

Continuar leyendo Canario sin experiencia

Dos hermanos

Dos hermanos, el uno soltero y el otro casado, poseían una granja cuyo fértil suelo producía abundante grano, que los dos hermanos se repartían a partes iguales.Al principio todo iba perfectamente. Pero llegó un momento en que el hermano casado empezó a despertarse sobresaltado todas las noches, pensando:-No es justo. Mi hermano no está casado y se lleva la mitad de la cosecha; pero yo tengo mujer y cinco hijos, de modo que en mi ancianidad tendré todo cuanto necesite. ¿Quién cuidará de mi pobre hermano cuando sea viejo? Necesita ahorrar para el futuro más de lo que actualmente ahorra, porque su necesidad es, evidentemente, mayor que la mía.Entonces se levantaba de la cama, acudía sigilosamente donde su hermano y vertia en el granero de éste un saco de grano. También su hermano soltero comenzó a despertarse por las noches y a decirse a si mismo:-Esto es una injusticia. Mi hermano tiene mujer y cinco hijos y se lleva la mitad de la cosecha. Pero yo no tengo que mantener a nadie más que a mí mismo. Es justo, acaso, que mi…

Continuar leyendo Dos hermanos

Caja vacía y caja llena

El viejo Tahar, un argelino, cada noche, antes de acostarse, dejaba junto a la cama dos cajas de tabaco: una llena y la otra vacía. Alguien le preguntó:-Por qué dejas siempre estas dos cajas de tabaco junto a tu cama?-Esta - dijo Tahar mostrando la caja llena - es por si me despierto y tengo ganas de fumar.-¿Y la caja vacía?-Es por si me despierto y no tengo ganas de fumar.

Continuar leyendo Caja vacía y caja llena

Antiguo manual

Había un hombre con una barba espesa llevando un rosario alrededor de su cuello, vestido con un manto con capucha, con el pelo largo y grasiento, que  estaba ansioso de decir a todos que era un "sufi". Alguien, que era realmente un sufi, le preguntó porqué se comportaba así.-Estoy siguiendo las instrucciones y la información contenida en este antiguo manual para discípulos.-Pero - dijo el verdadero sufi - eso no se puede aplicar ahora; fue escrito hace varios siglos….-Eso puede ser cierto - dijo el nuevo sufi - ¡pero yo lo encontré hace sólo un mes!

Continuar leyendo Antiguo manual

Ser la flor

Cuando un Sultán recibió la visita de un derviche, con quien rivalizaba en sabiduría, le propuso un enigma. Le llevó a una habitación de su palacio donde unos prodigiosos artesanos habían llenado el espacio de flores artificiales. Parecía un milagroso prado, donde múltiples flores desprendían su aroma y se balanceaban suavemente bajo el efecto de una desconocida brisa.-He aquí mi enigma - dijo el sultán - una de estas flores, sólo una, es una flor de verdad. ¿Puedes señalármela?El derviche miró atentamente a su alrededor. Recurrió a lo más delicado de su sensibilidad, de todas las fuerzas de su concentración.-No puedo señalar la flor de verdad.Entonces, como estaba sudando, le dijo al Sultán:-Aquí hace un calor poco habitual. ¿Puedes pedirle a uno de tus sirvientes que abra una ventana?El Sultán ordenó que se abriese una ventana.-He aquí la verdadera flor - dijo el derviche un momento más tarde.Una abeja que había entrado por la ventana acababa de posarse en la única flor de verdad.Si siempre es difícil ser derviche, dicen los comentaristas de esta historia, es todavía  más difícil ser abeja. Pero…

Continuar leyendo Ser la flor

¡Libertad!

Un hombre fue a visitar a un amigo que tenía un loro encerrado en una jaula. A lo largo de la conversación, el animal no paraba de gritar:-¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!Cuando regresó a su casa no podía dejar de recordar la desgarradora petición de ayuda de aquella ave. Por ello decidió urdir un plan que consistía en esperar a que el amigo se ausentara y entonces penetrar a su casa para liberar al loro. Así lo hizo, y cuando alcanzó a abrir la portezuela de la jaula, el ave se refugió en la parte trasera de la prisión, aferrándose con todas sus fuerzas a los barrotes sin dejar de gritar:-¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

Continuar leyendo ¡Libertad!

Resucitar a los muertos

Un hombre que caminaba con Jesús vio unos huesos. Pidió al Maestro que le enseñara a resucitar a los muertos. Jesús le dijo:-Eso no es para ti. No te has preocupado de ti mismo, pero ahora te interesa devolverle la vida a otro.

Continuar leyendo Resucitar a los muertos

El nombre de mi maestro

Un discípulo profesaba por su maestro una confianza total, tan inquebrantable, que escalaba las más altas montañas y cruzaba los ríos caminando sobre las aguas sin hacer nada más, aparte de decir y repetir el nombre de su maestro.El maestro, que fue testigo de cómo su discípulo atravesaba un río, se dijo. "Mi nombre es sin duda todopoderoso. He adquirido la fuerza del universo"Al día siguiente, se precipitó hacia un río profundo gritando:-¡Yo! ¡Yo!Y se ahogó, porque no sabía nadar.

Continuar leyendo El nombre de mi maestro

Silencio

En algún lugar de Oriente, un maestro y su discípulo caminaban lentamente por un bancal, en plena noche.De repente el discípulo dijo a media voz:-Qué silencio…-No digas: "qué silencio" - le aconsejó el maestro - di: "no oigo nada"

Continuar leyendo Silencio

Rezar a Dios

Alguien le dijo a un sufi:-Enséñame a rezar.El sufi dijo:-No sólo estás ya rezando, sino que una parte de tu mente está constantemente ocupada en la oración.El hombre respondió:-No te comprendo, porque he sido incapaz de rezarle a Dios durante muchos meses, por una razón u otra.El sufi le dijo:-Tú dijiste: Enséñame a rezar , no mencionaste a Dios. La oración en la que has estado ocupado durante todo este tiempo es oración hacia tus vecinos, porque constantemente te preocupa lo que puedan pensar de ti. Es oración permanente a un ídolo de dinero, porque eso es lo que quieres. Es también una oración hacia una imagen de seguridad y otra de abundancia. Cuando tienes tantos dioses y tanta oración como una parte permanente de tu ser, ¿es sorprendente acaso que no haya sitio para otra clase de oración?

Continuar leyendo Rezar a Dios