Necesidad

Esta es la historia de un hombre que afirmaba desde la infancia la libertad de su espíritu: no dependía de ninguna escuela ni creía en ningún dios. Una vez el hombre de espíritu férreo desapareció y fue encontrado años mas tarde entregado totalmente a un santo que vivía apartado del mundo y al que servía con una sonrisa: le llenaba la pipa y le daba agradables masajes en las piernas. Un amigo de antaño fue a visitarle y se sorprendió de tal servidumbre.
– ¿Cómo has podido perder la libertad a la cual te aferrabas con tanta fuerza?
– No la he perdido. Incluso la he aumentado – contestó.
– No entiendo. Ese hombre estira las piernas hacia ti y tu le das un masaje…
– Claro está, pero dicho servicio no le hace falta. Sería vergonzoso que me lo pidiese si sólo fuese en su provecho y que yo le obedeciese. Pero soy yo quien lo necesita.