Nasrudín y la manta

Dos hombres, en una fría noche de invierno, se peleaban bajo la ventana de Nasrudín. Éste se levantó, se envolvió en una manta y bajó a hacerles callar.
En cuanto apareció en la calle e intentó calmar a los borrachos, uno de ellos se le echó encima, le quitó la manta y se fue corriendo. El otro borracho huyó en dirección opuesta.

Nasrudín volvió a su habitación y al llegar junto a su mujer, ésta le preguntó:
-¿Por qué se peleaban esos dos?
-Creo que por culpa de mi manta – dijo Nasrudín metiéndose en la cama – en cuanto la han tenido se han calmado.