Nasrudín y el vinagre

Un vecino le dijo a Nasrudín:

-Maestro, me han dicho que tienes un vinagre de cuarenta años.

-Si, lo tengo – respondió Nasrudín.

-Hazme el favor y dame un poquito, porque voy a preparar una medicina.
Pero Nasrudín se lo negó:         

-No puedo – dijo – si se lo hubiera dado a quien quiera que me lo pidiese, ¿cómo hubiera durado cuarenta años?