La vaca

Había una vez, hace mucho tiempo, una vaca. No había en el mundo entero un animal que diera regularmente tanta leche y de tan alta calidad. La gente llegaba de todas partes para ver este prodigio: los padres les hablaban a sus hijos de la dedicación con que la vaca realizaba la tarea que tenía encomendada, los ministros de la religión exhortaban a sus rebaños a que la emularan a su manera y los funcionarios del gobierno se referían a ella como modelo de comportamiento adecuado, y planeaban y pensaban cómo podría aplicarse en la comunidad humana. Todo el mundo podía beneficiarse de la existencia de este maravilloso animal. Sin embargo, la mayoría de la gente, absorbida como estaba por las obvias virtudes de la vaca, no consiguió observar una de sus características, la vaca tenía una costumbre: en cuanto se llenaba un cubo con su inmejorable leche, le pegaba una coz.