La celda

El discípulo quería un sabio consejo…
-Ve, siéntate en tu celda, y tu celda te enseñará la sabiduría – le dijo el Maestro
-Pero si yo no tengo ninguna celda… Si yo no soy monje…
-Naturalmente que tienes una celda. Mira dentro de ti.