Juventud o vejez

Un día se discutía en presencia de Nasrudín la eterna cuestión sobre al juventud y la vejez. Cada uno daba un detalle personal sobre las habilidades que se adquieren al hacerse viejo. Nasrudín no estaba de acuerdo. Explicó el porqué:
-En el patio de nuestra casa hay una piedra muy grande. Cuando era joven no podía levantarla. Hoy sigo sin poder hacerlo. O sea que no me he debilitado con la edad.