Inteligencia

Un hombre poderoso, un visir, que tenía un hijo bastante atrasado fue a ver a un maestro de renombre y le dijo:
-Ocúpate de mi hijo. Quizá con tu ayuda se vuelva inteligente.
El maestro tomó al hijo bajo su tutela y le enseñó obstinadamente durante varios meses tras lo cual, lo condujo ante su padre y le dijo:
-Tu hijo sigue igual de idiota y además yo también me he vuelto idiota.

Publicaciones Similares