Frío

En China, una helada noche de invierno, un rico mandarín andaba con su gente, ataviado con un cálido abrigo.
Vio a un mendigo tiritando y le preguntó a un sirviente del séquito:
-¿Por qué  tiembla aquel hombre?
-Porque tiene frío
-¿Ah sí? ¿Y temblar le impide tener frio?