Fantasmas

Un día, al caer la tarde, dos desconocidos se encontraron en los obscuros corredores de una galería de cuadros. Con un ligero escalofrío uno de ellos dijo
– Este lugar es siniestro, ¿usted cree en los fantasmas?
– Yo no – respondió el otro – ¿ y usted?
– Yo sí – dijo el primero – y desapareció.