El hijo de mi padre no es mi hermano

Había una vez un sufi que fue abordado por un posible discípulo.
-Si digo: «El hijo de mi padre no es mi hermano» ¿qué quiero decir? – dijo el maestro.
El discípulo no lo pudo averiguar.
-¡Quiero decir yo, por supuesto! Ahora regresa a tu aldea y olvídate de tus deseos de ser discípulo.
En hombre volvió a casa, y la gente le preguntó qué había aprendido. El dijo:
-Si digo:»El hijo de mi padre no es mi hermano», ¿qué quiero decir?
Los aldeanos a coro dijeron:
-¡Tú!
-¡Estáis equivocados! – contestó – el hijo de mi padre es el sufi de la aldea vecina; ¡él me lo dijo!