El Califa

Basándose en los informes que le habían dado, el Califa nombró a Nasrudin Consejero Mayor de la Corte y puesto que su autoridad no le provenía de su propia competencia sino del patronazgo del Califa, Nasrudin se convirtió en un peligro para todos cuantos acudían a consultarle, como se evidenció en le siguiente caso: 
-Nasrudin tú que eres un hombre de experiencia – le dijo un cortesano – ¿conoces algún remedio para el dolor de ojos?, te lo pregunto porque a mi me duelen tremendamente. 
-Permíteme que comparta contigo mi experiencia – le dijo Nasrudin – en cierta ocasión tuve un dolor de muelas, y no encontré alivio hasta que me las hice sacar.