Dragones

Se cuenta que un tal Zhu Pingman fue a ver a un célebre maestro para aprender a matar dragones. Se pasó tres años trabajando duro y consagró toda su fortuna a adquirir el arte de matar dragones.
Por desgracia en lo que le quedó de vida, nunca encontró un dragón.