Demonio poseído

Un demonio se encontró con otro que rodaba por el suelo, gritaba y lloraba, como poseído por un dolor sin igual.
-¿Cúal es tu mal? – preguntó el primer demonio.
-Tengo un ángel en mí y me atormenta – dijo el otro entre quejidos.