Cuadros

Un día un rey puso a competir a dos pintores, pidiéndoles que crearan el cuadro más bello que pudiera existir. Los dos artistas trabajaron en la misma estancia. Una cortina les separaba. Uno de ellos pintó un cuadro maravilloso mientras que el otro empleó su tiempo en pulir la pared con infinito cuidado.
Cuando el rey vino a ver el resultado, abrieron la cortina y en un lado, vio el magnífico cuadro creado por el primer pintor ,en la pared opuesta, descubrió el reflejo del cuadro que era más hermoso que el original.