Consciencia

Aunque era el «día de silencio» del Maestro, un viajero le suplicó que le diera un consejo que pudiera orientarlo a lo largo de toda su vida. El Maestro asintió afablemente, tomó una hoja de papel y escribió en ella una sola palabra:
-Consciencia.
El visitante quedó perplejo.
-Eso es demasiado breve ¿no podría ser un poco más explícito? – dijo.
El Maestro tomó de nuevo el papel y escribió:
-Consciencia, consciencia, consciencia.
-¿Pero qué significan esas palabras? – preguntó el otro sin salir de su estupor.
El Maestro volvió a echar mano al papel y escribió:
-Consciencia, consciencia, consciencia, significa consciencia.