Bahaudin Naqsband y el hijo del juez

Yaqub, el hijo del juez, le dijo una vez a Bahaudin Naqshband: - Cuando estaba con Murshid de Tabriz, vi cómo éste solía hacer un gesto cuando se encontraba en un estado de meditación especial para que no se le dirigiera la palabra. Sin embargo, tú estás accesible para nosotros todo el tiempo. ¿Estoy en lo cierto si deduzco que esta diferencia se debe a que tu capacidad de desapego es indudablemente mayor? - No - dijo Bahaudin - tú siempre estás buscando comparaciones entre las personas y los estados. Siempre estás buscando pruebas y diferencias, cuando no te dedicas a buscar semejanzas. No hay muchas explicaciones que dar acerca de una cuestión que se escapa a esas mediciones. Cuando hablamos de sabios, distintas maneras de comportarse deben considerarse debidas a diferencias de su individualidad, no en sus cualidades.      

Continuar leyendo Bahaudin Naqsband y el hijo del juez

Bahaudin Naqshband y Khalil Ashrafzada

Un hombre se presentó ante Bahaudin Naqshband, y le dijo: - He viajado de un maestro a otro y he estudiado muchas Vías de Conocimiento, y todas ellas me han resultado de mucho provecho y me han producido beneficios de todo tipo. Ahora deseo ser uno de tus discípulos, para poder beber del pozo del conocimiento y así avanzar cada vez más en la Tariqa, la Vía Mística. Bahaudin, en lugar de responder directamente a lo que había oído, mandó que sirvieran la cena. Cuando trajeron la fuente con el arroz y el estofado de carne, insistió en que su invitado se sirviera plato tras plato. Después le ofreció fruta y pasteles, y ordenó que se le trajera más pilau, y más y más platos de comida, verduras, ensaladas, y dulces. Al principio, el hombre se sintió halagado, y como Bahaudin daba muestras de placer a cada bocado que él daba, comió todo lo que pudo. Cuando disminuyó el ritmo con el que estaba comiendo, el sheik sufí pareció molesto, y para impedir su disgusto, el desgraciado se comió prácticamente otro almuerzo.…

Continuar leyendo Bahaudin Naqshband y Khalil Ashrafzada

Al Khalil Ibn Ahmad y los deberes del maestro

Al Khalil Ibn Ahmad decía refiriéndose a los deberes del maestro:- Al que sabe, pero no sabe que sabe, está dormido: despiértale.- Al que no sabe, y sabe que no sabe, desea aprender: enséñale - Al que no sabe e ignora su ignorancia: recházale

Continuar leyendo Al Khalil Ibn Ahmad y los deberes del maestro

Autoridad

Un joven rey ejercía su poder con el rigor más absoluto. Tenía la justicia en la mano y se encargaba de que las sentencias fuesen llevadas a cabo de forma rápida y despiadada. La situación, sin embargo, no se arreglaba. Sentía que su autoridad estaba cada vez peor afirmada. Un día llamó a su primer ministro y le dijo: - He hecho ejecutar a gran número de personas y sin embargo nadie me teme. ¿Cómo te lo explicas?- Muy sencillo - dijo el primer ministro - tienes que aprender el secreto de la autoridad. Todos aquellos que has hecho ejecutar eran criminales, culpables. Los otros, por consiguiente, no tienen ninguna razón para temerte. Si realmente quieres ser temido, debes ejecutar también a los inocentes. El rey asintió con la cabeza. Lo había comprendido.Dos días más tarde hizo ejecutar a su primer ministro.

Continuar leyendo Autoridad

Múltiples caminos

En un pueblo vivía un respetado maestro. Un día, uno de los vecinos perdió una oveja, y no contento con enviar a todos sus sirvientes a buscarla, pidió al maestro que le prestase su único asistente. - ¿No te bastan tus numerosos criados para buscar una sola oveja? - Es porque hay muchos senderos. Vete a saber por cual se ha ido.Los siervos buscaron durante muchas horas, sin resultado positivo. El vecino, desolado, se reunió de nuevo con el maestro y el sabio le pregunto si la habían encontrado. - No ha sido posible - dijo - Hay demasiados caminos. Como un sendero conducía a otro, no sabíamos cual tomar.El maestro permaneció en silencio, reflexionando. Estuvo así durante horas y nadie entendía lo que pasaba. Un hombre lúcido y perspicaz que estaba presente, al ver la desorientación de los discípulos, dijo: - El maestro se ha quedado pensativo porque es consciente de que muchos de sus discípulos se dedican a demasiadas cosas a la vez y siguen muchos senderos de esta clase. Extraviándose en ellos, pueden su tiempo y su objetivo

Continuar leyendo Múltiples caminos