Aprender

Un sabio aceptó la invitación de un pueblo cuyos vecinos manifestaron interés por su enseñanza. El sabio, que iba acompañado por un pequeño grupo de discípulos, pronunció un breve discurso. Algunas personas dijeron:
– No queremos un maestro, queremos saber cómo podemos encontrar nuestro propio camino.
El sabio, entonces, contó una fábula.
– No queremos oír viejos relatos, queremos guía – dijeron.
El maestro habló sobre otro tema.
– Esto no es lo que esperábamos de ti.
El maestro hizo algunos comentarios.
– No comprendemos cómo estos comentarios concuerdan con los libros de autoridad – manifestaron algunas personas.
Cuando el grupo se alejaba del pueblo un discípulo dijo:
– Me temo que causamos muy poca impresión, ya que esa gente sólo quería comportarse de una manera determinada, correspondiente a unas ideas preconcebidas.
– Piensa bien si el propósito de este viaje fue instruir a aquellos que no desean aprender o demostrar su abundancia a aquellos de ustedes que puedan ser capaces de aprender.